La necesidad de adecuar la cobertura de las pólizas de seguros al nuevo baremo de tráfico

Con la entrada en vigor el pasado 1 de enero de 2016 de Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, se han introducido importantes cambios en el que tradicionalmente se denomina como baremo de accidentes tráfico, que ocasionarán un considerable aumento de la cuantía de las indemnizaciones en estos supuestos.

Esta modificación tiene mayor trascendencia de la que pudiera parecer pues los tribunales españoles vienen utilizando el baremo de accidentes de tráfico de forma analógica para calcular las indemnizaciones por daños personales en todo tipo de ámbitos, como los accidentes de trabajo, supuestos de mala praxis médica, responsabilidad por productos defectuosos, etc. Así, es previsible que este cambio legislativo también produzca un importante incremento de las indemnizaciones por daños en las personas en toda clase de siniestros.

Por ello, consideramos necesario que todos aquellos sujetos que realicen actividades susceptibles de ocasionar daños personales revisen los límites cuantitativos de la cobertura de las pólizas de responsabilidad civil que tengan suscritas, pues lo más probable es que estos límites estén calculados con base en el anterior baremo.

De lo contrario, se corre el riesgo de que este previsible incremento de las indemnizaciones provoque que, en caso de siniestro, la cantidad necesaria para resarcir a las víctimas supere el límite máximo de la póliza y la diferencia tenga que ser asumida por la persona o personas responsables.

El Tribunal Supremo reconoce que las herencias en Galicia de pactos sucesorios entre vivos no tributan como ganancia patrimonial

El Tribunal Supremo ha fallado a favor de un contribuyente gallego que se había acogido a la modalidad prevista en el Derecho Civil de Galicia para transmitirle en vida a sus herederos la legítima que les correspondería reconociendo  su derecho a no tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas como ganancia patrimonial por la herencia recibida mediante pacto sucesorio entre vivos.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) le había dado antes la razón, pero la Agencia Tributaria recurrió en casación ante el Supremo.

El fallo aclara que «los pactos sucesorios de mejora del Derecho Civil de Galicia no tributan en el IRPF de las personas que hacen la disposición patrimonial, como hasta ahora consideraban tanto la Administración Tributaria como la Administración del Estado, desconociendo el inequívoco sentido de los preceptos del Derecho civil gallego».

Esta sentencia supone que se cierren los conflictos tributarios generados por la equivocada calificación de los pactos sucesorios llevada a cabo por la Administración Tributaria que conducía a los contribuyentes gallegos a una indebida tributación de sus herencias en el IRPF.

Por otra parte, recuerda que «el apartamiento y la mejora» están regulados en la Ley de Derecho Civil de Galicia. El primero permite acordar la adjudicación en vida de bienes de la herencia a quien, en el momento de celebración del pacto, tuviese la condición de heredero forzoso a cambio de que éste renuncie, de manera irrevocable, a esa condición. Con el pacto de mejora, pueden adjudicarse bienes concretos a un descendiente».

El Tribunal Supremo anula una suscripción de acciones en la OPV de Bankia

El Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha comunicado esta misma mañana que ha desestimado dos recursos presentados por Bankia en relación a dos reclamaciones relativas a la suscripción de acciones en la oferta pública de venta de las acciones de la propia entidad financiera del año 2011.

De este modo, nuestro Alto Tribunal ha venido a ratificar que el consentimiento de los demandantes, quienes suscribieron acciones de Bankia durante la oferta pública de venta, se encontraba viciado por error en el momento de dicha suscripción debido a los graves errores e inexactitudes presentes en el folleto de la oferta pública, por lo que el Tribunal Supremo confirma la nulidad de las órdenes de suscripción de dichas acciones.

Asimismo, el Pleno de la Sala de lo Civil de nuestro Alto Tribunal ha rechazado que el procedimiento penal que está pendiente ante la Audiencia Nacional pueda suponer la suspensión de las reclamaciones iniciadas por la vía civil por prejudicialidad penal.

Nuestro despacho ha presentado un gran número de demandas contra Bankia en representación de inversores por razón de la suscripción de acciones de dicha entidad financiera durante la oferta pública de venta del año 2011, habiendo sido estimadas, hasta el momento, todas las demandas en cuyos procedimientos se ha dictado sentencia, lo que ha supuesto que los inversores hayan visto reintegrado el dinero invertido, junto con los intereses y las costas del procedimiento.